domingo, 14 de febrero de 2016

Un libro que no hayas leído de un autor que te guste

Un libro que no hayas leído de un autor que te guste: 

"Landline" Rainbow Rowell


Sinopsis: Georgie McCool sabe que su relación está en aprietos, lo ha estado por mucho tiempo. Todavía ama a Neal, y él sigue amándola también, profundamente, pero eso casi parece irrelevante ahora. Tal vez siempre fue irrelevante.
Dos días antes de la visita que tenían planeada a la familia de Neal para navidad, Georgie le dice que no podrá ir. Ella es guionista de televisión, y ha surgido un inconveniente en su programa, así que tiene que quedarse en L.A. Sabe que Neal va a molestarse —siempre está un poco molesto con Georgie— pero no espera que haga las maletas y se vaya sin ella.
Cuando su esposo y las niñas salen rumbo al aeropuerto, Georgie se pregunta si finalmente lo logró, si acaba de arruinarlo todo.
Esa noche, Georgie descubre una manera de comunicarse con Neal en el pasado. No es viajar en el tiempo exactamente, pero tiene la sensación de que le han dado una oportunidad para arreglar su relación antes de que siquiera empiece…
¿Es eso lo que se supone que haga? ¿O acaso Georgie y Neal estarían mejor si su matrimonio nunca hubiera ocurrido?


A pesar de tenerle fe ciega a Rainbow Rowell, me daba mucha pereza leer este libro. Lo comencé varias veces y nunca pasé de la página vente. Fue hasta que vi que ya estaba en las librerías en México que decidí comprarlo y por fin leerlo. No tenía muchas expectativas porque no había escuchado a nadie, fuera del internet, hablar de él. 
Comencemos pues con la protagonista. Georgie en primera instancia parece una persona egoísta y hasta cierto punto malcriada. Las cosas siempre se hicieron a su manera y resultaban de la manera en la que quería. Consiguió el trabajo anhelado, el marido que soñaba y una familia feliz. Aunque llega un momento en que la vida que llevaba se vio truncada cuando tuvo que hacer una de las decisiones más importantes de su vida. Tenía que elegir entre su familia y su trabajo. 
Elegir le resulta terriblemente complicado porque a pesar de ser “el trabajo de su sueños”, “la oportunidad que estuvo buscando desde que se graduó” no era la respuesta correcta, lo supo desde que eligió.
La historia está narrada desde su punto de vista, así que todo lo que vemos y los demás personajes llegan a nosotros bajo su impresión. La vemos sufrir, replantearse decisiones importantes y como intenta solucionar los problemas que fueron causados por su egoísmo. 
Después tenemos a Neal un tipo rudo, huraño, que odia a más de la mitad de la población mundial, pero que a pesar de todo es un padre atento y un esposo amoroso. No sabría imaginarme a un tipo con dichas características, Georgie lo estaba idealizando, el verdadero Neal parece ser un tipo mejor, bueno de corazón y malo de carácter. 
Neal parece un personaje plano, sin intención propia, sólo está ahí para volver paranoica a la pobre de Georgie con su silencio. Sin embargo, al mismo tiempo no deja de ser un personaje complejo. Me gustaría haber conocido más sobre él de adulto, no el jovencito veinteañero que estaba dispuesto a todo. Su falta de decisión me hizo reflexionar sobre lo qué estoy haciendo y a dónde quiero parar con ello. 
Neal no sabe que hacer con su vda y está bien. Está bien dudar, ser egoísta y permitirse no hacer nada. Está bien que sea la esposa quién lleve el dinero a casa y el esposo quién esté a cargo del hogar. Lo que no está bien es dejarse consumir. En ocasiones daga la sensación de que Georgie era todo para él y que sin ella su vida no tenía sentido. 
Probablemente por eso funcionaron como pareja, porque para Georgie era fácil absorber a las personas y hacerlas girar en su órbita. Por eso cuando Neal actuó por y para él su matrimonio tambaleó. 
La novela me gustó a pesar de que no me pareció convincente el teléfono mágico. Seguramente sólo era el hada madrina de Georgie que estaba harta de su crisis existencia, ayudándole -otra vez- a resolver su vida. No voy a negar que disfruté de las conversaciones, me gustó particularmente cómo fue que se conocieron y cómo se fueron enamorando. Disfruté del Neal de veinte años hablando por sí mismo y no desde el punto de vista de alguien más. 
El teléfono apareció de la nada, y eso para mí le quita credibilidad. Al menos hubiera dicho que lo compró en una tienda de antigüedades, que la dependiete tenía aspecto extraño, casi brujil, igual así me lo creía.
Sigo creyendo fielmente en Rainbow Rowell, pero además de eso no me deja mucho ¿lucha port us sueños? ¿intent ser mejor persona? ¿cuida el teléfono fijo de la casa de tus padres porque no sabes cuándo te será de ayuda?
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario